Peor que homofóbico el trato de la FMF a las mujeres*

CoyunturaNoticias

Marlene Santos Alejo

La Federación Mexicana de Futbol adoptó una actitud aberrante hacia las mujeres futbolistas, quienes tendrán de las peores condiciones laborales existentes en el país. Aun así, pese a tener la bota en el cuello y la mordaza en la boca, las chicas esperan con ilusión el viernes 28 de julio, día que inicia el primer torneo femenil, pomposamente llamado profesional, el Apertura 2017.

Los federativos, con Decio de María a la cabeza, actúan con doble moral. Hacia afuera se visten de paladines antihomofobia, hacia el interior no quieren lesbianas y han dado claras instrucciones a los 16 equipos femeniles –filiales de los clubes del máximo circuito, excepto los poblanos– para ocultar cualquier caso de homosexualidad. La instrucción es callarse. Hacia afuera, nada, dice una futbolista que pide anonimato.

Tampoco las aceptan heterosexuales. Son deportistas en la flor de la vida, con la belleza y vigor que eso implica, pero si alguna se llegara a embarazar, enseguida se anulará el contrato. No darán servicio médico ni prestaciones a las que obliga la ley a todo patrón. Esto explica el porqué rechazaron traer extranjeras, no quieren líos ni exhibirse, pues, por ejemplo, las ligas estadunidenses conceden todo tipo de beneficios a sus afiliadas.

La prohibición de embarazo viene en el formato que envía la federación a los equipos y que todas deben firmar. Hasta la saciedad han recibido la recomendación de no tener actitudes públicas de “excesivo afecto. Tampoco deben mostrarse demasiado masculinas; es decir, guerreras en la cancha, totalmente femeninas afuera… ¡Nos quieren de otra galaxia!”, revela con humor agrio.

La explicación para someter a las jugadoras a la ignominia, es por el bien de la Liga femenil, para hacerlo un producto vendible, aunque la informante considera que no es necesario ocultar lo que existe, incluso en la liga masculina, la homosexualidad. Se puede promover y vender resaltando lo bonito, lo hermoso que es para todos el futbol, indica.

Y de pilón, las porteras están expuestas a recibir el grito de “ehh pu…”, que la federación no ha querido extinguir (al contrario, anunció que no habrá desalojos en los estadios). Con tal de jugar han aceptado todo, inclusive los 2 mil 500 pesos mensuales, cifra fijada como tope salarial. La fecha uno inicia con el choque Tuzas-Pumas, habrá clásico tapatío Chivas-Atlas y América-Xolos, entre los duelos más atractivos.

***