Guest Room, el corto que habla sobre sexualidad (y estigmas) en personas con síndrome de Down

CoyunturaNoticias
ELIGE_habitacióndeinvitados_1

Guest Room corto de Joshua Tate sobre el modo que en que dos personas con discapacidad intelectual luchan por ejercer su sexualidad

La escena es simple: dos jóvenes teniendo relaciones sexuales en una habitación. Por descuido o por omisión, olvidan usar condón. Ambos tienen Síndrome de Down.

Así inicia Guest Room [2015], el celebrado corto de Joshua Tate sobre el modo que en que dos personas con discapacidad intelectual luchan por ejercer su sexualidad con libertad y ser tratados como adultos en un mundo que los relega a la dependencia y menosprecia su capacidad de decidir.

En la historia, Amber y Daniel, los protagonistas, son juzgados por sus padres ante su “descuido”, tras enterarse de que Amber está embarazada.

—Ellos quieren ayudarnos —le dice Daniel, intentando consolarla.

—Pero yo no quiero su ayuda. Soy una adulta. ¿Sabes que puedo ir a la universidad si quiero?

En shortoftheweek.com, Penelope Bartlett cuenta que Tate se inspiró para escribir el guion en una charla con su primo, que tiene Síndrome de Down, e intentó plasmar “su deseo de relaciones y responsabilidades de adultos, y su anhelo de ser tratado como una persona con sus propios sentimientos y agendas, no patrocinado ni marginado”.

Este corto debería generar una reflexión mayor, pues la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad, de la ONU, es clara: “Los Estados parte proporcionarán a las personas con discapacidad programas y atención de la salud gratuitos o a precios asequibles de la misma variedad y calidad que a las demás personas, incluso en el ámbito de la salud sexual y reproductiva, y programas de salud pública dirigidos a la población”.

Consulta también: