Hablé con otros hombres sobre feminismo y todo lo que saben está mal*

Hazlo viralNoticias
feminismo

Los machines intentan sacarme de mi supuesto error hablándome de como las feministas son unas aprovechadas rencorosas; si eres un feministo te vas a encontrar con incredulidad, burlas que van desde que ya te sientes mujer a que en secreto eres gay.

Eduardo Galindo

Los machines intentan sacarme de mi supuesto error hablándome de como las feministas son unas aprovechadas rencorosas; si eres un feministo te vas a encontrar con incredulidad, burlas que van desde que ya te sientes mujer a que en secreto eres gay.

Hace unos días me encontraba revisando mis redes sociales y encontré una imagen que ilustraba cómo el feminismo es completamente diferente al machismo, inmediatamente y como es mi costumbre, me dirigí a los comentarios para poder ver qué sandeces escribían los machitrolles.

Para sorpresa mía, uno de mis contactos había puesto algo que decía así “Feminismo = Machismo. Ambos conceptos son lo mismo, ya que buscan la superioridad de género, por más que las mujeres feministas quieran disfrazar el concepto que defienden con el término de igualdad”.

Por supuesto que me encontraba horrorizado, hablando de mi contacto, he de decir que no corresponde al cliché del hombre ignorante que podría encontrar disculpa en su falta de formación educativa. Así que me di a la tarea de hacerle ver su error, pero no sólo afirmaba que tenía la razón, sino que se apoyaba en la idea de que las mujeres que se hacen llamar feministas provienen de un entorno familiar completamente disfuncional, derivando en un odio al género masculino por el abandono de sus padres.

La misma cara que muchas de ustedes están haciendo al leer esto fue la que hice yo. ¿Cómo puede alguien estar tan equivocado y andar por la vida de esa forma? No es como si viviéramos en la edad media donde sólo un pequeño y privilegiado sector de la población tiene acceso a la información (o sea, sí, pero no como en aquella época). Es más, ahora nos encontramos frente al exceso de información, por lo que no resultaría difícil que antes de hablar uno se pudiera tomar la molestia de usar Google para ver si se está en lo correcto.

Esto es algo con lo que me encuentro de manera cotidiana desde que comencé a identificarme como un aliado del feminismo. Más y más de mis conocidos ponen cara de sorprendidos cuando lo digo, y aun peor, intentan sacarme de mi supuesto error hablándome de como las feministas son unas aprovechadas rencorosas.

Por cosas como ésta me di a la tarea de investigar entre mis conocidos machines qué es lo que creían ellos que era el feminismo, qué buscaba según ellos y si de verdad impactaba en sus vidas. Intentando hacerles ver que están equivocados, y en el mejor de los casos, llevándolos un paso más cerca a ser feministos también.

¿Qué opinan los machines que es el feminismo? Ésta es en la que casi todos estaban completamente equivocados, para ellos el feminismo es igual al machismo, es una idea inventada por las mujeres que quieren estar por encima de ellos pisoteando sus derechos y que probablemente va a culminar con todos los hombres trabajando como esclavos en minas de sal.

Otros también opinan que el feminismo es sólo una excusa para las mujeres de “moral relajada” que en lugar de hacer lo que la naturaleza manda, quieren vivir su vida en completo “libertinaje”, tendiendo sexo a diestra y siniestra mientras se niegan a comportarse como lo hacen las “mujeres decentes” que permanecen en casa. Machines al final de cuentas.

Por último encontré a los que vieron el video de Callodehacha, esos que dicen: “Yo no creo en el feminismo, yo creo en el igualismo”. Mientras predican lo equivocadas que están las mujeres que siguen un movimiento con un nombre que según ellos crea división y caos en el mundo.

Descubrí que todos y cada uno de estos comentarios derivan de un único problema: la falta de información y el nulo conocimiento que se tiene sobre feminismo en nuestra sociedad. Básicamente es como encontrarse a alguien de la edad media y tratar de explicarle que la Tierra no es plana, pero simplemente no puede entender lo que le quieres decir.

Lo mejor que he podido hacer en esta situación es explicar que el feminismo no busca esclavizar a la humanidad, ni crear una utopía de súper mujeres que desayunan testículos a diario, simplemente busca que las mujeres tengan acceso a todos los derechos que les han sido negados, llámese educación o derecho a decidir por sus cuerpos (entre muchas otras reivindicaciones).

También noté que la opinión sobre las feministas es bastante “pintoresca” por decir lo menos: las ven como un montón de mujeres peludas, poco agraciadas según ellos, repletas de vellos y con un odio enfermo hacia quienes son modelos o portadas de revistas. Si ese no es el caso lo más seguro es que sean mujeres abusadas que se juntan para llorar sus penas entre ellas o si no, pues son lesbianas con camisa de leñador y corte militar. Mucho de esto viene apoyado por los estereotipos que se reproducen en las redes sociales y a lo difícil que es encontrar a una mujer que de inmediato se defina como feminista, debido a los estigmas que esto lleva.

Si eres un feministo, de entrada te vas a encontrar con incredulidad, burlas que van desde que ya te sientes mujer a que en secreto eres gay (porque no hay otra forma de ser gay aparentemente) o que esto no es más que una elaborada charada para poder ligar feministas.

Muchos de estos tabúes se van a romper a medida que más personas se sumen. Poco a poco los clichés van a ir desapareciendo y todos podemos ayudar poniéndonos la camiseta sin sentir miedo o pena a decirlo, ya sea en casa o con los amigos. Y no sólo etiquetarnos como tal, ser aliados de verdad, y para eso hay que escuchar, desaprender, cuestionarnos el mundo en el que vivimos y creer en ellas cuando nos dicen que algo no está bien.

Por alguna razón muchos hombres tienen la idea de que las feministas solamente quieren “los derechos que les convienen”. Esto queda mejor ilustrado con el siguiente comentario proveniente de un sano hijo del patriarcado con acceso a Internet: “El feminismo es para las mujeres como un bufet, toman sólo lo que quieren o les conviene, ¿mejores sueldos?, sí claro, ¿pagar las citas? nunca, ¿más y mejores oportunidades? por favor, ¿hacer trabajos físicos y pesados? qué te pasa idiota, soy una dama”.

Los machines en el fondo no quieren pagar las citas, ni cargar garrafones, ni ser los fuertes que tienen la responsabilidad de mantener la casa. ¿Pues adivinen qué? Todas éstas son cosas que tampoco quiere el feminismo, hay que hacer entender a los machos que no les van a “sumar labores” ni les van a acarrear desgracias. Al final, lo menos que pueden hacer es responsabilizarse por sus propias cuentas y su propio desorden.

Las feministas no quieren que les pagues la cuenta, ni que cargues cosas pesadas, tampoco te ven como una cartera andante. Las feministas quieren tener un salario igualitario para pagar sus cuentas y quieren cargar sus cosas; no son damas en desgracia esperando a que las salves, ellas solas se pueden cuidar.

En este tema de los derechos viene el más controvertido y socorrido a la hora de ilustrar lo “malvadas” que son las feministas: el aborto. ¿Por qué las mujeres pueden decidir sobre el aborto y los hombres no? Digo, si ellas deciden tener al hijo entonces sí pueden demandar pensión y aparte quedarse con el niño, pero si quieren abortar, pues entonces nadie les pide permiso a los padres.

Primero que nada, hay que explicarle algo bien sencillo a los machines que dicen esto: los fetos se desarrollan en el cuerpo de la madre, no en el cuerpo del padre. El embarazo no es una actividad 50/50. ¿Obligar a alguien a tener dentro de sí un parásito por nueve meses nada más porque tú lo quieres suena ridículo no? Pues algo así ocurre con el embarazo, simplemente no puedes decidir sobre el cuerpo de alguien más.

Esto hablando de una relación consensuada, en casos de violación o en cuestiones religiosas el tema se vuelve más complejo, pero todos tienen el mismo problema. No puedes obligar a una mujer a ser madre y ya. Después de todo no es como si tú lo fueras a parir.

En segundo lugar, las leyes que hablan sobre pensión y patria potestad no fueron creadas por mujeres, es más, muchas son impulsadas por hombres que viven con la idea de que las madres son las más adecuadas para criar a un hijo y por lo tanto son ellas las que se los deben quedar. Y eso es machista.

Durante estas pláticas para ver qué decían mis conocidos he encontrado de todo, gente dispuesta a escuchar, gente que no quiere cambiar o que cree tener la razón y personas que después de algún tiempo cambian su manera de pensar. Muchos me han sacado de su círculo social, pero muchos más se han acercado y para ser honesto, no me arrepiento.

Foto: feministailustrada.com

*Publicado en antesdeeva.com [febrero 7, 2017]

Consulta también: