Parteras abonan a salud de mujeres y niñas*

Coyuntura

Isaín Mandujano

Alrededor de 150 mujeres indígenas y campesinas de diversas regiones de Chiapas se reunieron esta semana en San Cristóbal de Las Casas para exigir a las autoridades estatales y federales del Sector Salud ser reconocidas como tal y ser apoyadas con recursos para ejercer su labor y reducir el índice de muerte materna en las comunidades rurales del estado.

En la presentación del Movimiento de Parteras del estado de Chiapas “Nich Ixim” (Flor de maíz, en lengua indígena), dijeron que mujeres parteras tradicionales de 19 municipios chiapanecos, principalmente de las regiones Altos, Selva, Frontera, Frailesca y la zona norte se reunieron para compartir sus experiencias y las dificultades para ejercer su labor.

Desde hace dos años -recordaron- las parteras junto con organizaciones de la sociedad civil se han reunido y organizado para hacer un espacio que promueva sus derechos y tenga la interlocución directa con actores que realicen cambios para mejorar el ejercicio de la partería tradicional en comunidades, municipios y regiones de Chiapas.

“Las políticas no claras institucionales han estado cambiando el rol de las parteras que tradicionalmente atendían a las mujeres en sus partos. De pronto se les empezó a prohibir la atención, a restringir las cédulas de nacimiento y solo se les solicitaba para hacer referencias y acompañamiento a las embarazadas, violando así los derechos básicos con los que ellas contaban, como son los culturales y a la salud”, denunciaron.

El Movimiento de parteras de Chiapas Flor de Maíz (Nich Ixim) está integrado por 124 parteras tradicionales y técnicas de 19 municipios y cinco regiones de Chiapas: Selva, Frontera, Zona Norte, Altos y Fraylesca. Se trata de las zonas y territorios de los más representativos en cuanto a la práctica y saberes en partería tradicional.

Las participantes explicaron que el Movimiento es también impulsado y acompañado por más de siete organizaciones, entre ellas, Formación y Capacitación A.C. Alianza Pedriatrica Global, CESC, Sakil Ixim, Casa de la Mujer Ixim Anzetic, Comité Promotor de una Maternidad Segura y Voluntaria de Chiapas y a nivel nacional. Se trata de organizaciones con más de 20 años de experiencia.

LAS DEMANDAS

Como parte de la creación de esta red, las participantes propusieron contribuir a la defensa de la partería tradicional como un Derecho Humano a la salud cultural y de las mujeres indígenas, rurales y urbanas; construir estrategias que enlacen y organicen a la partería tradicional y la técnica sin rivalidades, abonando a la salud de las mujeres.

Al dar lectura a una carta, plantearon promover sus derechos a atender partos, defender los derechos de las mujeres y su salud sexual y reproductiva -derechos a decidir sobre su cuerpo y salud-, trabajar por el derecho de las mujeres a decidir con quién quieren parir, atenderse y donde y salvaguardar el derecho a la salud de las parteras; además del reconocimiento de sus saberes.

De igual forma, exigieron al gobierno en sus tres niveles que respeten sus derechos y las apoyen con el reconocimiento y respeto sin importar si son certificadas o no.

Además, solicitaron credenciales de instituciones de salud en caso de que así lo requieran, tener contactos directos con el personal de los hospitales de primer, segundo y tercer nivel para referir traslados, tener diálogo con el Sector Salud y actores en el ramo de manera directa.

“Que el Sector Salud no nos divida, ni impida atender a las mujeres y que no decida a quiénes sí atendemos y a quiénes no. Pedimos facilidad para los certificados de nacimiento, firmados como parteras, pero, sobre todo, mejora de los servicios de salud en los hospitales y servicios de primer nivel como casas o centros de salud, incluidos los fines de semana. Y que el sector salud tenga personal capacitado en emergencias obstétricas y sensibles a la cultura de cada pueblo con trato digno”.

Las parteras mencionaron que, para ejercer su labor, en Chiapas urge que haya más bancos de sangre suficiente a diferentes niveles de atención, porque el desabasto ha sido causa de muerte materna en muchos casos.

Lo mismo demandaron medicamentos y materiales suficientes y que no manden a comprar a las parteras ni a las mujeres que ellas atienden, además de que “no traigan a la embarazada de un lado a otro y que no la rechacen”.

Entre sus exigencias mencionaron también que el sistema de salud en Chiapas cuente con ambulancias con chofer y gasolina para los traslados; que les den apoyos económicos o gratificación; ayuda jurídica y psicológica en caso de algún problema, tal como tienen los médicos en los hospitales; apoyo de capacitación y material a todas las parteras lejanas y cercanas sin condicionamiento.

Por último, advirtieron: “Nos estaremos reuniendo en comunidades, municipios y a nivel estatal para ir construyendo espacios y estrategias de diálogo, de información y organización que mejoren la calidad de vida de las parteras tradicionales y técnicas, de las mujeres y sus comunidades en su ejercicio a el derecho a una atención de calidad y elegida”.

Foto: Celia Guerrero/VICE

*Publicado en cimacnoticias.com.mx [octubre 10, 2017]

Consulta también:

Deja un comentario