Breve reflexión sobre la política de juventud en la CDMX: Una infografía

¡Yo decido!Noticias
política de juventud en la CDMX

Durante los días 6, 7 y 8 de abril de este año se llevó a cabo el Primer Foro Internacional de Políticas Públicas Locales de Adolescentes y Jóvenes. El evento fue coordinado por el Instituto de la Juventud de la Ciudad de México (Injuve), la Coordinación General de Asuntos Internacionales con el apoyo de la Secretaría de Desarrollo Social y el Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia. El evento de inauguración de este foro pareciera una infografía de lo que ocurre en torno al tema de juventudes en el gobierno de la Ciudad de México.

En primer lugar la agenda del evento era ambiciosa y suponía una buena oportunidad para conocer otras políticas de juventud  desde diferentes latitudes. Esto podría servir como insumo para plantear nuevas políticas en nuestra ciudad. Un segundo elemento que llamó la atención fue la presencia del titular del Instituto Mexicano de la Juventud, José Manuel Romero Coello lo que sugiere el inicio de una relación de reciprocidad entre los organismos encargados de la política pública en materia de juventud a nivel local y federal.

Este foro fue diseñado como un espacio para compartir experiencias exitosas de políticas de juventud llevadas a cabo en las diferentes ciudades que participaron en el foro. En este sentido, resulta sintomático el anuncio por parte de la Directora del Instituto, así como del Jefe de gobierno de la próxima apertura del “Hospital de las Emociones”.

Más allá de reflexionar sobre la pertinencia o viabilidad de un proyecto de esta naturaleza, es necesario hacer una pausa para notar que en el espacio pensado para compartir políticas públicas exitosas, las y los representantes del gobierno de nuestra ciudad hayan destacado una política que ni siquiera ha comenzado a implementarse y mucho menos ha sido evaluada. Quizás esto responda a la falta de políticas públicas integrales en materia de juventud. Con ello no queremos decir que las políticas públicas enfocadas a jóvenes no existan en la Ciudad, (es claro que ha habido esfuerzos como el programa “Mi primer empleo” enfocados a jóvenes), lo que no es claro es el nivel de éxito que este tipo de programas han tenido.

Las acciones en materia de juventud en nuestra ciudad existen, pero existen de manera aislada y muchas veces carecen de perspectiva y lo cierto es que el Injuve no ha tenido hasta ahora la capacidad política para ser la dependencia que coordine y transversalice la perspectiva de juventudes en todas las áreas de gobierno de la Ciudad de México.  En un espacio internacional como el generado en el foro antes mencionado, el Injuve fue incapaz de “presumir” las políticas públicas exitosas.

elige-red-mexico_jovenes_transformando_las_ciudades_banner_cdmx

El gobierno a cargo de Mancera se encuentra a la mitad de su período de mandato y el trecho recorrido no augura una buena segunda mitad. Hasta ahora y a partir de que Mancera asumió el cargo, las juventudes de la Ciudad de México nos hemos enfrentado con procesos de violencia, estigmatización, criminalización, precariedad en el empleo y difícil acceso a servicios de salud y educación de calidad.

Las dos políticas públicas más importantes de la ciudad en materia de juventud no son coordinadas por el Injuve: Mi primer empleo es coordinado por la Secretaría de Trabajo y Prepa Sí como un fideicomiso. El Injuve se ha convertido en un organismo operador de programas y de políticas públicas. Los programas, más allá de aglutinar a miles de becarios se han convertido en mecanismos para poner a trabajar (en el mejor de los casos) a las y los jóvenes por becas, las cuales están condicionadas a la asistencia a determinados eventos oficiales.

A mitad de camino nos enfrentamos con la incapacidad del Injuve para generar diálogos efectivos, tanto con otros niveles de gobierno como con la sociedad civil organizada (mucho menos con la sociedad en general); con la ausencia de diagnósticos actualizados sobre las juventudes y sus realidades realizados con seriedad y rigor que permitan priorizar las políticas públicas; con la falta de un ente coordinador, con capacidad política, en materia de juventudes que logre transversalizar la perspectiva de juventudes; y con pocas señales que nos puedan hacer pensar que la voluntad política, de quienes actualmente ocupan los cargos, vaya a cambiar.

Esta es una reflexión sobre la administración actual y el tratamiento que se le ha dado al tema de juventudes en este período, pero es también una invitación a quienes habitamos en la Ciudad de México a exigir lo que nos es propio, lo que generaciones anteriores han conquistado, lo que ahora se nos quiere regatear como dádiva; es pues una invitación a recuperar el rumbo, a recuperar nuestra ciudad de manera articulada desde diferentes trincheras.

Es entonces, también una invitación al gobierno de la Ciudad de México para corregir el camino; para diagnosticar de forma seria; también para atender problemáticas de las juventudes desde una perspectiva de derechos humanos, para dialogar y construir en conjunto.


Foto: 1.bp.blogspot.com

Consulta también: