Ante el terremoto en México: apoyemos la organización de las mujeres para la reconstrucción de la vida*

Coyuntura

Los días 7 y 19 de Septiembre hubo terremotos que azotaron el centro y sur de México, causando más devastación en la capital que ninguna otra desde el desastre de 1985. Al menos 369 personas murieron y los daños a viviendas e inmuebles son incontables. Las zonas rurales del sur y sureste del país se vieron fuertemente afectadas, continúan en riesgo: el día 13 de Octubre se registró nuevamente un temblor con epicentro en Oaxaca (sureste mexicano) de 5,3 grados.

Ante la negligencia y la falta de respuesta de las autoridades, la ciudadanía se movilizó creando una comunidad sin precedentes de cuidado y participación social. Las mujeres no solo fueron las más afectadas sino que también han sido las que más apoyo y solidaridad han ofrecido. Activistas y mujeres muy diversas están de manera permanente en las zonas más afectadas haciendo alimentos para familias damnificadas y brigadistas, recogiendo escombros, dando apoyo psicológico a niños y niñas, evitando que demoliciones o recolectando víveres. Organizaciones feministas atienden las necesidades específicas de las mujeres y forman grupos de apoyo mutuo.

JASS y Calala Fondo de Mujeres apoyarán dos iniciativas que recibirán los fondos recaudados:

Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad y activistas locales para la organización de las mujeres afectadas del “Multifamiliar Tlalpan” en la Ciudad de México (en el que viven al menos 500 familias).

En Juchitán Oaxaca, apoyarán el trabajo que la reconocida defensora del territorio Bettina Cruz está realizando con las mujeres para la superación de la emergencia. Lucila Bettina Cruz Velázquez, integrante de la Asamblea de los Pueblos Indígenas del Istmo de Tehuantepec en Defensa de la Tierra y el Territorio, Santa María Xadani, Oaxaca. Es defensora de la tierra y del territorio, del pueblo binni’zaa (zapoteco) al sur del estado de Oaxaca. La defensora integra el movimiento de resistencia civil contra los precios altos de la electricidad y la lucha frente a los megaproyectos eólicos. Ha enfrentado amenazas significativas debido a su labor por los derechos humanos.

Actualmente está trabajando en la reconstrucción de Juchitán donde las mujeres quedaron sin sus hornos, no tienen en donde hacer comida para sus familias ni para hacer “totopos”, una de las fuentes de ingresos en la región. Las empresas de los 14 parques eólicos que operan en la región han evadido el pago de impuestos que habrían sido fundamentales para superar la emergencia.

Todos los donativos que recibamos se harán llegar a las organizaciones y personas que están trabajando de manera directa en los lugares afectados y se hará un informe sobre el uso y los resultados de la ayuda recibida.

Sumemos fuerzas para fortalecer la voz y el poder colectivo de las mujeres mexicanas

PUEDES DONAR AQUÍ

Foto: calala.org

*Publicado en calala.org [octubre 18, 2017]

Consulta también: