Transmaternidad o de cuerpo insumisos*

Noticias

Por: Omar Feliciano (@tipographo)

Después de junio, el mes del orgullo LGBTI, es octubre el mes con más efemérides que hacen referentes a las comunidades de la diversidad sexual: el 11 de octubre es el día de la salida del clóset, el 13 de octubre es el día de las rebeldías lésbicas y el 24 de octubre es el día internacional de acción por la despatologización trans. En este contexto me interesa traer a la discusión la experiencia de Fernando Machado y Diane Rodriguez, una pareja transexual de Ecuador que ha hecho público el embarazo de Fernando y que no ha dudado en politizar este acto.

“Voy a ser mamá, mi novio está embarazado”, fue el mensaje que compartió Diane a través de sus redes sociales. La también presidenta de la organización Silueta X ha compartido el ultrasonido de su novio de origen venezolano. Esta pareja transexual pudo concebir al mantener sus órganos reproductivos en sus respectivas transiciones: “Yo cocino, ella cocina. Yo lavo, ella lava. Limpiamos los dos”, afirma Fernando ante CNN en español al hablar de roles de género en su vida doméstica. Ambos forman parte de Silueta X, una organización de derechos humanos de personas trans que lucha por el cambio de “sexo” a “género” en la cédula de identidad, además de promover la detección del VIH y los derechos humanos.

La transmaternidad, la maternidad de hombres transexuales, no es ninguna novedad en el continente. En diciembre de 2013 nació en Argentina Génesis Evangelina, hijo de Alexis Taborda y Karen Bruselario, una pareja trans que al igual que Diane y Fernando mantuvieron sus órganos reproductores durante su transición. Vale la pena mencionar a Thomas Beatie, el primer transhombre embarazado, quién logró ser reconocido como padre legal de sus tres hijos e hijas: “Fue un paso importante para los derechos reproductivos de las personas trans”, afirmó, “realmente es más importante que ser respetado legalmente, que se valide mi identidad como padre legal”.Diane ha compartido en su muro de Facebook el abuso que sufrió su pareja en una clínica de APROFE, una organización ecuatoriana que tiene por misión informar, orientar, educar y proveer servicios médicos de calidad, basados en el derecho y acceso a la salud sexual y salud reproductiva, a mujeres y hombres, para contribuir al bienestar de las personas, progreso y desarrollo de la sociedad.En el video se escucha el diálogo entre Fernando, Diane y la doctora de la clínica. Cuando confirma que Fernando está embarazado y tiene un útero y un ovario funcionales no duda en asegurar que es mujer. Fernando replica que es un transexual: “Soy un hombre con útero y ovarios”, aclara. Si bien aclaran en su publicación que esta doctora no representa el comportamiento de toda la instititución, no dudan en preguntar si existen protocolos de atención a las poblaciones de la diversidad sexual. El video completo se puede ver aquí.“El deseo de pertenecer a otro sexo (no hablo de género) es un deseo depositado por este sistema binario, que confunde sexo y género. Se puede ser femenina teniendo pene y se puede ser masculino teniendo vagina. La Cis-Hetero-normatividad espera que respondamos a sus cánones corporales que asocian como inseparables mujer =femenina y varón=masculino, y eso por supuesto es falso. Sus normas carecen de realidad y hacen que rechacemos nuestros cuerpos (sobre todo transexuales e Intersexuales), porque no pueden concebir en su mundo circular una macha y a un hembro”. Esto es parte de la tesis de Diane Rodriguez titulada “La interpretación del sexo y género por parte de las personas transexuales en Ecuador, 2015” y lo compartió en redes sociales como parte de la politización del embarazo de su pareja.

Ricardo Bravo, activista del proyecto TRVNSGEN3RO, organización ecuatoriana aliada de Silueta X, la organización que dirige Diane, ha realizado una serie de reflexiones sobre la transfobia en relación a la salud reproductiva: “El Estado debe tomar en cuenta las necesidades ginecológicas de nuestros cuerpos y, además, tomar en cuenta que algunos de nosotros ejercemos algo que es un derecho y que es la transmaternidad. Al igual que las mujeres no trans, a veces voluntariamente y otras no, resultamos embarazados”.

Desde el transfeminismo, estos cuerpos desafían la moral médica y el binomio de sexo que les obligaría a renunciar a su potencial reproductivo cuando deciden transitar, pues para la medicina un hombre con útero escapa de este binomio: “He roto demasiadas reglas de uno y otro género como para pertenecer a alguno. Soy transgénero. Aunque yo prefiero llamarme pasajerx en tránsito”. Con el reconocimiento a la identidad de género y el cambio de nombre en actas de nacimiento de personas transexuales en el Distrito Federal, los servicios de salud enfrentarán casos de hombres transexuales que legalmente son hombres pero requieren de de atención ginecológica y/o consultas prenatales. ¿Está listo el Sistema Nacional de Salud con protocolos de atención a la población LGBT, particularmente en relación a la transmaternidad? Lo dudo.

@GIRE_mx

Foto: amimalpolitico.com

*Publicado en animalpolitico.com (octubre 19, 2015)

Consulta también: